Las cosas de las cosas.

Llega un momento en la vida, en que debes alejarte del drama sin motivo, rodeándote de personas que te hacen reír tan fuerte que te olvidas de lo malo y te enfocas solo en lo bueno. La vida es demasiado corta para ser otra cosa que no sea ser FELIZ. Por ello, hay que quedarse con los mejores recuerdos y sonreír como si no hubiese mañana. Así que disfruta de cada momento, porque nunca sabes cuando esto se puede acabar.